web analytics

«

»

Abr 11 2010

Imprimir esta Entrada

El juicio de los Jueces y el inmenso orgullo de su Papá

Muchas veces pienso que algunas de las cosas que más nos hacen sufrir de niños se transforman luego en señas de identidad, en elementos constituyentes de nuestra personalidad, en las claves que nos hacen únicos. En mi caso, fui un niño muy tranquilo, que prefería leer a jugar a la pelota, y los juegos de naipes a los de contacto físico. Eso era raro para los demás niños, y durante toda la escuela primaria fue, para mí, razón de amargura infantil en muchas ocasiones. No pretendo sugerir que mi niñez fuese un calvario – nada más lejos de la realidad –, pero sí contar que, a raíz de tan extrañas y singulares preferencias, en los cumpleaños era de los últimos en ser elegido para cualquier juego de equipo que transcurriese en el plano físico, y era considerado raro en muchas ocasiones. Además, una facilidad natural para la lectura, la escritura y el lenguaje hablado me transformaron automáticamente en candidato a ser de los preferidos de las maestras, cosa que tampoco me sumaba puntos en la dura competición por ser el macho alfa de un grupo de niños de diez años, y me hacía también blanco favorito para burlas, insultos del más variado origen y significado y coscorrones rápidos en la fila del patio.

Solamente seis o siete años después de eso, cuando unos centímetros más de altura, el pelo largo, las boinas al estilo del Che y la plenitud de la adolescencia ya estaba instalada en mi vida, las mismas aficiones, los mismos gustos, la consecuencia inmediata de mis “rarezas” infantiles, me ayudaron a ganarme un espacio en el colegio secundario. Participé en política, trabajábamos haciendo una revista, no me iba del todo mal con las chicas, y hasta gané unas elecciones a delegado del consejo consultivo. Uno nunca sabe qué parte oscura de la personalidad puede esconder sus mejores armas.

Y ahora hagamos un ejercicio de fantasía. Imaginemos a un niño que iba a la escuela en España a mediados de los años sesenta. Imaginemos que ese niño era callado, en un país oprimido por una dictadura brutal. Yo lo imagino solitario, lector, extremadamente inteligente, lúcido, reflexivo y sensible. Probablemente blanco de las burlas de sus compañeros. Probablemente los maestros del régimen no lo apreciasen demasiado. Probablemente los padres de este niño sufrían por esas características de su hijo, probablemente intentaban hacer que cambie. Probablemente estaban orgullosos de él. Este niño tiene un profundo sentido de lo que está bien y lo que está mal. Y, lo que es más importante aún, este niño tiene su propio criterio a la hora de decidir lo que está bien y lo que está mal. Lo que le dicen sus maestros le parece bien a veces, le parece mal otras. Lo mismo le sucede con sus padres. Me lo imagino en la escuela secundaria, flaco y con gafas, profundizando sus lecturas, y seguramente también con conflictos acerca de lo que está bien y lo que está mal con sus profesores, con el discurso plagado de doctrina de los educadores franquistas.

Ese niño podría haberse llamado Baltasar Garzón. Desconozco su historia, pero no me resulta difícil imaginarla de esa manera.

Cuando comencé este blog, hace ya casi diez meses, hice en secreto un voto silencioso y personal: No hablaría de política.

Y ese voto no se debía a falta de convicciones ni de ideas. Ni siquiera de ganas. Simplemente se debía a que, como he dicho más de una vez y más de dos, considero que para hablar de ciertos temas es mejor que lo hagan quienes verdaderamente trabajan sobre ese ejercicio, dominan sus claves y están al día de la última información disponible. Yo pretendía crear solamente un espacio en el que, manoteando algunos recursos literarios que no se me dan mal, narrar cosas pequeñas, fragmentos de mi vida, emociones sueltas o agrupadas, pedacitos de lo que sueño, de lo que siento y de lo que me gustaría. No obstante, cada dos por tres se me escapa un contenido un poco más ideológico, porque es imposible dejar al margen de uno mismo aquello en lo que creemos de verdad.

Entonces, cuando siento que necesito hablar de algo así, como no soy un analista ni me dedico a esto, intento darle un enfoque personal, narrarlo desde el ángulo enteramente mío y auténtico, el que solamente se ve desde mi rincón del mundo, porque esta es la única manera en la que siento que soy capaz de aportar algo sobre un tema del que puede que ya esté todo dicho.

Hecha esta aclaración, continúo narrando lo que quiero narrar. Es algo que, más que sentir, vengo intuyendo que siento desde hace algunas semanas. Como todos sabrán, en España estamos – como sociedad, porque basta que suceda una cosa así para que todos los ciudadanos, por activa o por pasiva, seamos responsables – a punto de sentar en el banco de los acusados al juez Baltasar Garzón. Para más inri, coincidiendo con el juicio contra altos cargos del Partido Popular por corrupción, en el que este juez tuvo un papel protagónico durante la investigación. Como si esto fuera poco, los demandantes son miembros de la Falange. No puede ser peor. No voy a hacer un análisis político ni moral. Mi mirada es la de un ciudadano avergonzado de no estar protestando en la calle cuando uno de nuestros mejores hombres, reconocido internacionalmente por su integridad, independencia política y honestidad, es señalado con el dedo para crear cortinas de humo que le salven el culo a los auténticos culpables.

Mi mirada es, también, la de un padre. Parece ridículo, Garzón tiene casi veinte años más que yo, y ha demostrado que no necesita un padre, y mucho menos a mí haciendo las veces de. Simplemente imagino a los padres de ese niño, asombrados a diario por sus extravagancias, pero secretamente orgullosos de su singularidad. Imagino como paulatinamente, a medida que el niño crece y se hace hombre, el orgullo de sus padres aumenta y se desborda. Imagino la sensación de profunda injusticia, de vergüenza ajena y de dolor que esos padres pueden estar experimentando hoy.

Me pongo en ese lugar porque Pablo, mi propio hijo – afortunadamente en un contexto social mucho más moderno y menos prejuicioso con los niños que el de entonces – tiene sus señas de identidad, sus extravagancias y singularidades, que a veces me hacen sufrir por él, y otras sentir un miedo intenso y abstracto por su futuro, a la vez que me llenan de orgullo y me hacen reconocerme en él. Temo que sufra algunas de las cosas que yo sufrí, y deseo que sus recursos más genuinos le sirvan, como me sirvieron a mí, para recuperar la mejor versión de sí mismo en algún momento de su vida.

Hace tres días a mi hijo Pablo le regalaron una libreta pequeña con un bolígrafo. El primer día estuvo encantado con la libreta, jugando con ella, dibujando alguna cosa en sus hojas, trayéndola y llevándola. Al atardecer del segundo día, cuando él había vuelto de la escuela y yo abandonaba mi asiento de trabajar, me atajó, emocionado, en cuanto me vio entrar al salón.

–          ¡Papá! – dijo – Mira, he decidido empezar a escribir mi diario.

En sus ojos marrones resplandecían una ilusión nueva, una fantasía infinita y una determinación positiva. Me tendía la libretita, temblando por la emoción y sonriendo. Tomé la libreta, y la abrí por la primera página, para leer, con letras mayúsculas de niño, escrita con pulso tembloroso, una frase épica y reveladora:

OIMELOEPASADOPIPA

Lo felicité, emocionado, devolviéndole su diario. Al día siguiente se levantó temprano, y cuando lo alcancé en el comedor, me volvió a tender la libreta con orgullo, para invitarme a leer la segunda entrada de su diario:

OIEDORMIDOMEGORQENUNCA

No puedo evitar un nudo en la garganta cuando me reconozco tanto en él, ni un calorcito de orgullo, de fascinación por su autenticidad. Jamás lo incito a escribir. No le corrijo sus faltas de ortografía ni su estilo, porque me parece que un niño de cinco años debería estar haciendo otras cosas, pero puedo verme de niño a través de los trazos temblorosos de su caligrafía infantil, y entonces temo por él, al mismo tiempo que albergo grandes esperanzas para su futuro.

Yo no soy el padre de Baltasar Garzón. Soy el de Pablo y Daniel Firpo Molina, pero si lo fuese, me sentaría voluntariamente junto a él en el banco de los acusados, diciéndole que, junto a él, soy responsable de lo bueno y de lo malo, de lo que tenga en su interior que lo haya llevado a estar allí, y me declararía ante el juez y el mundo culpable. Culpable de estar – como estoy – orgulloso de mi hijo hasta el infinito. Culpable de sostener hasta el final las cosas en las que creo. Culpable de coherencia, de integridad y de hombría de bien.

Yo no soy el padre de Baltasar Garzón, pero me encantaría poder decirle que entiendo su orgullo de padre, y que nadie que lleve su apellido tiene ningún motivo para bajar la cabeza.

Share

Sobre el Autor

Federico Firpo Bodner

Federico Firpo Bodner, también conocido como Pilo, o Pilux, es, por definición y elección, Rioplatense de nacimiento. Nació en Montevideo, Uruguay, en marzo 1973. A finales de 1974 su familia se instaló en Buenos Aires, donde residió hasta mayo del año 2000, fecha de su traslado a Barcelona, en donde vive actualmente.
Más info en http://www.federicofirpobodner.com/bio/

Enlace permanente a este artículo: http://aprendizdebrujo.net/2010/04/11/el-juicio-de-los-jueces-y-el-inmenso-orgullo-de-su-papa/

7 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

  1. Mama

    Me hiciste llorar…yo sentia parecido por vos !!! IsraelIsrael

  2. Gin Hindew

    Me has hecho rcordar mis dias de infancia (no se si agradecertelo o culpárte por ello) aunque con el tiempo esas diferencias se convierten en motivo de autoafirmacion, solo basta observar alrededor y ver las similitudes de las personas para sonreir por ser diferentes y encontrar orgullo y alregria por ello, y como ahora veo que los frikis nos parecemos en ciertos aspectos de nuestro pasado ademas de nuestro presente quisiera preguntarte algo ¿me ayudas a conquistar el mundo? (te dejare escoger los primeros cinco paises) MexicoMexico

  3. Guillermo

    Hermoso, Pilo. Mientras leía pensaba que creo comprenderte pero no puedo compartir el sentimiento ya que no soy padre y el sentimiento al que refieres se siente desde las tripas. Pensaba que solo lo podrían comentar padres y madres. Cuando completo la lectura, encuentro el comentario exacto, concreto, bello y físico de Mamá. Ese sentimiento me lo he perdido.
    Hace unos años descubrí que también me perdí el de abuelo. Fue cuando Clara (la mayor) fue madre. Me di cuenta que a ella la sentiré siempre una hija aunque sea mi hijastra, pero a Facu nunca podré sentirlo como nietastro ya que el sentimiento de abuelo está vinculado a la trascendencia. Ese sentimiento también me lo he perdido.
    Disfruto mucho de las reflexiones del aprendiz de brujo !! UruguayUruguay

  4. Federico Firpo Bodner

    @Mama
    Gracias Mamá, aunque no era para que lloraras 🙂
    Beso,
    Fede SpainSpain

  5. Federico Firpo Bodner

    @Guillermo
    Guille, me ha tocado pila (yo también recuerdo como hablar uruguayo!) tu comentario. Me parece que el solo hecho de que se te produzca esta reflexión garantiza que no te has perdido de sentir nada. Siempre pensé que la paternidad, además del derecho biológico y genético, tiene una componente fundamental (y creo que más importante que las dos anteriores) de ejercicio, de cosa diaria, que es lo que finalmente la rubrica como tal.

    Te mando un abrazo enorme, y de verdad me llena de orgullo y placer saber que estás ahí, leyendo y comentando!

    Abrazo,
    Pilux,
    Aprendiz de Brujo SpainSpain

  6. Georgina Aguerre via Facebook

    Baltazar Garzon abrio causa en España para dilucidar las desapariciones de niños arrancados a sus familias durante el franquismo. Lo dijo en su conferencia en la Maison de l’Amérique Latine de Paris, hace 1 año. Dijo: “Vosotros (los argentinos) tenéis 500 niños desaparecidos. En España hay màs de 100,000”. Habia venido a presentar su pelicula documental, hecha con un periodista español, con entrevistas a torturadores argentinos y testimonios de sobrevivientes. Su camino, su compromiso (como con Pinochet, como en las causas argentinas) es hacer valer la Ley. Paradojicamente, lo juzgan por eso… ReservedReserved

  7. Georgina Aguerre via Facebook

    Baltazar Garzon abrio causa en España para dilucidar las desapariciones de niños arrancados a sus familias durante el franquismo. Lo dijo en su conferencia en la Maison de l’Amérique Latine de Paris, hace 1 año. Dijo: “Vosotros (los argent…inos) tenéis 500 niños desaparecidos. En España hay màs de 100,000”. Habia venido a presentar su pelicula documental, hecha con un periodista español, con entrevistas a torturadores argentinos y testimonios de sobrevivientes. Su camino, su compromiso (como con Pinochet, como en las causas argentinas) es hacer valer la Ley. Paradojicamente, lo juzgan por eso… ReservedReserved

  1. Tweets that mention El juicio de los Jueces y el inmenso orgullo de su Papá « Reflexiones de un Aprendiz de Brujo -- Topsy.com

    […] This post was mentioned on Twitter by Marcela Puig Sanchez, Federico Firpo. Federico Firpo said: El juicio de los Jueces y el inmenso orgullo de su Papá: http://wp.me/pCELG-8W […] United StatesUnited States

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>